29 ene. 2011

Casa de Ejercicios

 

(De Francisco L. Romay)

En la calle Independencia entre las de Lima y Salta, se levanta un edificio conocido por el nombre de Casa de Ejercicios. Fue declarado monumento histórico por decreto Nº 120.412 del Poder Ejecutivo de la Nación, de fecha 21 de mayo de 1942.
En ese terreno, donado por los vecinos de Buenos Aires Pedro Pavón, Alonso Rodríguez y Antonio Alberti (1), en el año 1795 se comenzó la construcción del edificio. En ella intervinieron los maestros alarifes Juan Campos y Santiago Ávila, éste como suplente de Juan Bautista Masella, quienes “con vara alta de medir marcada con marca de esta ciudad” hicieron “las mediciones con grande escrupulosidad” y en presencia de los planos y alzada o fachada, elevaron el siguiente dictamen: “Los alarifes que han concurrido a la mensura del terreno en que se piensa construir la Casa de Ejercicios, y sus demás oficinas dicen: Que el Plano de la Vuelta está arreglado a esta diligencia, observándose en él las reglas de policía que adecúan a la calidad del Edificio, como son la rectitud y tiranteses de sus paredes, cómodo, tránsito, luz y calzada de las calles, sin más simetría que la que se observa en las Casas de Comunidades Religiosas, debiendo tener de elevación este edificio las diez varas que prescribe la ordenanza de policía para las casas de alto, señalándose con una misma cornisa o faja la división de uno y otro cuerpo, y pareciéndonos tener cumplido en esta parte con las órdenes del Superior Gobierno, lo firmamos en Buenos Aires a 11 de setiembre de 1794” (2).
Según el mismo historiador, el terreno consta de “una extensión de 150 varas de frente al norte, 131 al este y 129 al oeste, y constaba de dos frentes, formando dos esquinas. En el patio principal había doce piezas con la portería y los corredores”.
Este edificio fue levantado por iniciativa de sor María de la Paz y Figueroa, que después se hizo cargo de la dirección de la casa. Ésta no sólo fue destinada a ese objeto, sino que en algunas oportunidades sirvió como reformatorio de mujeres y tuvo una sección destinada a recibir a las reclusas que solían enviar los jueces. Alguna vez fue convertida en despensa de pobres, talleres de costura; se dio albergue a huérfanos y se enseñó primeras letras y catecismo.
Se indica que tanto el general don Manuel Belgrano como don Bernardino Rivadavia llegaron a ese sitio buscando un refugio de paz y piedad, alejados del tumulto del mundo (3).
La casa cuenta con varios patios y celdas, entre ellas la que según la tradición ocupara la fundadora, donde aún se conserva el báculo y algunos muebles antiguos. El patio tiene sobre sus arcadas una gran espadaña de tres aberturas, con un reloj de sol. En ese mismo patio se encuentra, sobre una gradería, una vieja cruz de madera. Además existe un viejo aljibe con brocal de mármol y crucero de hierro.
______
(1) Era padre del presbítero y prócer de Mayo, don Manuel Alberti.
(2) Guillermo Furlong, S. J.: Arquitectos argentinos.
(3) Ricardo Piccirilli: Rivadavia y su tiempo, Bs. As., 1943.

Imagen: Patio de la Casa de Ejercicios (Foto: ainco.org.ar)
Tomado de El barrio de Monserrat, tercera edición, Cuadernos de Buenos Aires, Bs. As., 1971.